En defensa de la mujer de Job

¿Qué motivó a la esposa de Job para que le sugiriera a su esposo que maldijera a Dios y muriera? No es fácil comprender las razones que la llevaron a criticar duramente la piedad de su marido. Es cierto que el dolor causado por la muerte de sus hijos contribuyó significativamente a su actitud, pero esto no explica ni justifica las implicaciones de su pronunciamiento al recomendar que Job maldijera a Dios. ¿Cómo ayudaría esto a Job, o a ella misma, a soportar el sufrimiento por la pérdida de sus hijos? Contra esto está el hecho de que Dios dio su aprobación a la integridad de su esposo, hasta el punto de comentarlo nada menos que a Satanás. ¿Por qué esta mujer no vio la piedad de su esposo con el mismo aprecio que Dios? ¿Sabía algo sobre la vida íntima de la pareja que ni siquiera Dios sabía? No. Ciertamente esa no fue la razón. ¿Cuál sería, entonces, la razón detrás de esa declaración tan grandilocuente, en un momento tan delicado de la vida de esa pareja? Considere los siguientes elementos conmigo.

El motivo de la muerte de los hijos

Hay muchos que se apresuran a poner la muerte de sus hijos como la principal razón de la reacción de la esposa de Job; prefiero creer que puede haber sido la falta de motivo. Toda pérdida de hijos es irreparable, pero el motivo de la pérdida y la causa que provocó la pérdida pueden agravar enormemente el sufrimiento de los padres. El texto bíblico nos dice que una acción coordinada de eventos tuvo lugar mientras «estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano, el primogénito» (Job 1:13). Cada mensajero entrante informó de una tragedia inexplicable y sin precedentes, pero cuando el último mensajero informó de la muerte de los diez hijos a la vez, la causa de las tragedias adquirió una nueva dimensión. Las paredes de la casa que enterraron a sus hijos ciertamente han resistido fuertes vientos durante décadas, especialmente porque es el hogar de una familia próspera. No había forma de culpar a la estructura inadecuada o precaria de esos muros; solo pudo haber sido un acto de Dios. Dado que todas las demás calamidades igualmente inexplicables ocurrieron el mismo día, fue difícil para ella y para Job concluir que la causa no estaba asociada con Dios.

Perder un hijo en una catástrofe inexplicable provoca un dolor incomparable, pero perder un hijo en una catástrofe innecesaria provoca en muchos casos una ira incontrolable. Esto, para mí, es una razón importante para la reacción de esta mujer. Ni ella ni su esposo conocen la razón (o la necesidad) de la muerte de sus hijos, pero ambos saben que Dios es quien directa o indirectamente causó todo eso. En ausencia de una buena razón, la culpa generalmente recae solo en el que causó la tragedia. Tanto Job como su esposa estuvieron de acuerdo en que la causa del mal era Dios («El Señor dio, el Señor quitó»), pero la forma en que manejaron la ausencia del motivo fue totalmente diferente. ¿Por qué? Antes de responder esa pregunta, permítanme avanzar un poco más en el argumento.

La razón por la que Job no murió

Un segundo factor que hay que tener en cuenta, al analizar la reacción de la esposa de Job, es el motivo de la prolongación de la vida de su esposo. Considerando que las llagas (o tumores) eran malignas (Job 2:7) y ya se habían apoderado de todo el cuerpo (es decir, un caso terminal), ¿por qué Job aún vivía? ¿Por qué Dios no se lo llevó con sus hijos o más rápido? Job le hizo a Dios esa misma pregunta: «¿Qué meta tengo para alargar mi vida?» (Job 6:11). Al prolongar el estado terminal de Job, en un momento en que su esposa todavía estaba tratando de recuperarse del dolor de la pérdida de sus hijos, Dios pareció causar más sufrimiento en ella que en él. Si dejamos de lado la conversación entre Dios y Satanás, la conclusión más obvia sería que el sufrimiento de su esposa fue mayor que el de él. No sabemos, por ejemplo, de alguien que haya dejado tierras lejanas para consolarla; ni siquiera los amigos que acudieron a consolar a su marido estaban interesados ​​en sentir lástima por ella.

Por lo tanto, la extensión de la vida de Job agregó un sufrimiento aún mayor a esa mujer que ya estaba emocionalmente frágil. Además, posponer la muerte del esposo aumentó aún más el porqué (o su ausencia): ¿Cuál sería la razón por la que Dios de repente se llevó a sus hijos y retrasó la inevitable muerte del esposo? Mira, entonces, que esta mujer tuvo que soportar otra tragedia sin razón aparente. Y no solo eso, el recuerdo de la muerte injustificada de los hijos erosionó su interés por seguir viendo la prolongación de la vida de su marido.

La incomodidad de la integridad de Job

Aunque creo que todas las razones mencionadas anteriormente han ocupado la mente de esa mujer, el enfoque de su comentario debe considerarse honestamente. En otras palabras, no creo que ella, al no soportar la acumulación de sufrimiento y la ausencia de justificación, cediera a su naturaleza caída y sugiriera que Job maldijera a Dios. Por el contrario, creo que logró soportar ambas tragedias, pero su alma estaba profundamente debilitada. Las palabras que le dijo a su esposo deben entenderse en este contexto. Prestemos atención al contenido de lo que ella dijo.

La primera parte de su discurso cuestiona el motivo de la insistente integridad de su marido: «¿Todavía te aferras a tu integridad?» (Job 2:9). Ésta es una pregunta retórica; significa una afirmación del hecho: Job todavía mantiene su integridad. ¿Qué, exactamente, vio en él que la llevó a esa conclusión? ¿Por qué le molestaba el apego de Job a su integridad? No hay evidencia que sugiera que ella se dio cuenta de que la integridad de Job fue la razón de la muerte de sus hijos. Nosotros, los lectores, que ya hemos leído sobre el diálogo entre Dios y Satanás, sabemos que la integridad de Job fue realmente la razón, pero la esposa de Job nunca lo supo. ¿Quién más sabría eso? ¿Quién tendría motivos para preocuparse por la integridad de Job?

La segunda parte de su discurso sugiere que la solución al dilema sería maldecir a Dios: «¡Maldice a Dios y muérete!» (Job 2:9). Hay un juego de palabras con las palabras maldición y bendición en los dos primeros capítulos del libro, pero eso no explica cómo sería la solución del dilema. Algunos dicen que, si Job maldecía a Dios, moriría inmediatamente. En ninguna parte de los diálogos de los dos primeros capítulos se ha dicho esto; esta expectativa no es más que una conjetura. De hecho, existe una garantía de lo contrario; Dios permitió que Satanás tocara la piel de Job, pero le prohibió quitarle la vida (Job 2:6). Entonces, ¿qué motivación y ganancia tendría la esposa de Job si éste maldijera a su Dios?

Conclusión

¿Por qué Job y su esposa estuvieron de acuerdo sobre la causa del mal, pero lidiaron con la ausencia del motivo de una manera totalmente diferente? ¿Quién tendría motivos para preocuparse por la integridad de Job? La respuesta a ambas preguntas es una: Satanás.

Mira, desde el comienzo del libro era Satanás el que estaba enojado y sospechaba de la legitimidad del temor de Dios de Job. Nadie más que Satanás se beneficiaría de que Job maldijera a Dios, ya que este era el elemento presentado para verificar la integridad del siervo del Señor.

Creo que Satanás usó y explotó la condición debilitada en la que se encontraba la esposa de Job y sugirió a través de ella la «solución» de maldecir a Dios. Sería una solución para él, pero no para Job o su esposa. La razón por la que Job reaccionó de manera diferente a su esposa fue la interferencia de Satanás en su vida. Así como Satanás usó a Pedro, quien caminaba al lado de Jesús para tratar de disuadir a Jesús de su misión (Mt. 16:23), la esposa de Job también pudo haber sido utilizada para tratar de disuadir a su esposo de su integridad. En ambos casos, Satanás no pudo lograr su truco. Sin embargo, cuando comparo la situación de Pedro con la de la esposa de Job, mi corazón se compadece en defensa de ella.

No dejes que tu frágil situación emocional te convierta en un instrumento en manos del acusador. Continúa valorando la integridad y el temor de Dios o, si es imposible, trata de estar cerca de quien lo hace.

(tradução: Juan Pablo)

.

Lembrou-se de alguém enquanto lia? Compartilhe.

Professor, pesquisador e pastor. Amo ouvir, refletir e divulgar boas ideias. Creio, sigo e sirvo o Deus que se revelou nas Escrituras do Antigo e Novo Testamentos.

Deixe uma resposta